Alfonsina Storni

Poema de Elsa Chiérico
Amada hermana mia
	pudiste haberlo sido,
	yo, que comprendí tu drama
	tu amor y la tristeza
	de habitar un mundo
	incomprendido.
						
	Amiga de la vida,
	la vida te negó
	lo que buscabas sin saber
	que aquí no estaba
	aquello
	que tanto tu soñabas.

	Tenías un cuerpo
	y lo querías.
	Tenías un alma
	y la cuidabas.
	Sufriste en carne viva
	el desamor del hombre
	y aún, amabas.
	Pero dijiste ¡basta! Alfonsina,
	y te fuiste, caminando
	lentamente
	hasta que el mar
        cubrió tu cuerpo.

	Te inmolaste a las aguas
	así, serenamente...
	Entendí tu valor y
	tu poesía,
	no querías un despojo
	de ti misma.
	Entera hasta el fin,
	no declinando
	en el agua entraste
	a la muerte desafiando.

	Y fuiste inmortal con
	tu palabra
	que a raudales
	derramaste
	con tu pluma.
	Y la belleza vana
	que acaso no tuviste,
	se hizo luz en
	el verbo que
	sabia conociste.
Copyright: Elsa Chiérico, 1998